RINOPLASTIA

Los procedimientos quirúrgicos en la rinoplastia se hallan incluidos entre las intervenciones más difíciles y controvertidas en cirugía estética facial. Con el fin de conseguir un todo estético y funcional, el cirujano precisa de un profundo conocimiento, tanto de las estructuras internas como de su funcionalismo.

Los cirujanos experimentados especializados en rinoplastia, por lo general no tienen problemas para utilizar la vía endonasal; sin embargo, los cirujanos sin experiencia y noveles en cirugía estética inicialmente consideran que la vía externa les proporciona una mejor visión de conjunto. No obstante, esta aparente ventaja se desmiente rápidamente ante los resultados estéticos insatisfactorios.

En las intervenciones realizadas utilizando la vía endonasal distinguiremos entre la incisión vestibular marginal, la incisión intercartilaginosa y la incisión intracartilaginosa. Para una rinoplastia primaria, los accesos intercartilaginosos e intracartilaginosos serán generalmente los adecuados; la longitud de la punta y el grado de convexidad nasal deseados por el paciente son de importancia capital. La incisión en el margen vestibular se usará tan sólo al utilizar la técnica de la luxación. Esta técnica está indicada en las reintervenciones y en los pacientes que presentan narices bulbosas o anchas (fenómeno del globo).

Cuando la intervención se realiza en pacientes con nariz larga es aconsejable situar la incisión intracartilaginosa lo más lejos posible del margen vestibular, para conseguir, de forma óptima, una tracción, acortamiento y rotación de la punta nasal. Si el cirujano posee un profundo conocimiento de las válvulas nasales internas y se consigue dejar intacta la mucosa se podrán extirpar amplias porciones de cartílago alar sin comprometer la función nasal.

Síguenos: Twitter | Facebook | Youtube
© 2015 Asociación Colombiana de Cirugía Plástica Estética. Calle 127 No. 19A – 28 Oficina 604. Teléfono: 322 420 3097. Bogotá, Colombia.
IDECEB