OTOPLASTIA

Entre las muchas anomalías que pueden presentarse en las zonas de la cabeza y el cuello, las orejas prominentes se encuentran, ciertamente, entre las más frecuentes. Las dos causas más frecuentes entre las malformaciones auriculares son una cavidad desproporcionada de la concha y una falta de desarrollo del pliegue del antehélix.

Las operaciones estándar para la otoplastia son las incluidas en las técnicas de Pitanguy, Converse, Stenvers, Stenstróm y Mustarde, entre otros. Nuestra técnica particular es una combinación de los procedimientos quirúrgicos preconizados por Stenvers y Stenstróm.

El propósito de la otoplastia es reducir el ángulo formado por la oreja y la cabeza, hasta unos 25-30°. La incisión se sitúa en la cara posterior del pabellón auricular, con el fin de no dejar cicatrices visibles postquirúrgicas.

Una vez finalizada la intervención, el pabellón auricular debe alcanzar la posición definitiva deseada, pero sin tensión alguna. La creencia de que un resultado estético podrá alcanzarse aplicando un vendaje corrector es totalmente errónea. La técnica modificada descrita en este capítulo disminuirá, de forma sustancial, el índice de recidivas. En manos de un cirujano competente, la otoplastia es un procedimiento poco complicado dentro del campo de la cirugía estética facial. En el caso de pacientes con deformidades del pabellón auricular (p. ej., orejas prominentes), puede recomendarse la intervención a partir de los 5-6 años en adelante.

Síguenos: Twitter | Facebook | Youtube
© 2015 Asociación Colombiana de Cirugía Plástica Estética. Calle 127 No. 19A – 28 Oficina 604. Teléfono: 322 420 3097. Bogotá, Colombia.
IDECEB