MAMOPLASTIA DE REDUCCION

Para muchas mujeres la reducción mamaria ofrece la solución de los problemas funcionales y estéticos asociados con las mamas grandes. Es por esto que esta operación está asociada con una alta aceptación y satisfacción de las pacientes. Los individuos que solicitan esta operación usualmente le han dado una cuidadosa consideración a su decisión de someterse a la cirugía, y su deseo por tener unas mamas más pequeñas es motivado por ellas mismas. Estas mujeres incorporan rápidamente sus mamas nuevas y más pequeñas a su imagen corporal y también se ajustan rápidamente a su cambio de apariencia. Cuando son tratadas pacientes con hiperplasia mamaria, yo encuentro que el reto mayor y que es compartido por mis colegas, es la determinación de la apariencia mamaria deseada por la paciente, específicamente qué tan pequeñas desea ella que sean sus mamas. La tendencia en reducción es la de subestimar la cantidad de tejido resecado requerido, resultando en el fracaso en remover suficiente parénquima mamario. Las mamas de la mujer lucirán mucho más pequeñas cuando ella esté en posición supina sobre la mesa operatoria, que cuando esté sentada derecha después de la cirugía. Unos cuidadosos marcajes preoperatorios con la paciente parada, así como la discusión de los cambios propuestos y sus expectativas sobre el tamaño mamario, ayudarán a garantizar una reducción más precisa. Es frustrante para la paciente de reducción tener que retornar para otra cirugía porque sus mamas son todavía demasiado voluminosas y sus síntomas no han sido aliviados.

Síguenos: Twitter | Facebook | Youtube
© 2015 Asociación Colombiana de Cirugía Plástica Estética. Calle 127 No. 19A – 28 Oficina 604. Teléfono: 322 420 3097. Bogotá, Colombia.
IDECEB